Sin categoría

Rosario al Espíritu Santo

VJE


La Venerable María del Refugio tuvo una gran devoción al Espíritu Santo y fruto de ella es este Rosario que propuso a sus Hermanas para rezarlo con gran fervor.

Rosario al Espíritu Santo.

 

Primer misterio

               Padre nuestro…
               Dios te salve María, Hija de Dios Padre, llena eres de gracia… 
               Gloria al Padre…

              V.-Glorifiquemos a nuestro Salvador, Dios y hombre. (5 veces)

              R.-Glorifiquemos a nuestra Reina Virgen y Madre.

              V.-Espíritu Santo, fuente de luz.

              R.-Enardece nuestros corazones para glorificar a Jesús.

Segundo misterio.

               Padre nuestro…

               Dios te salve María, Madre de Dios Hijo, llena eres de gracia…
               Gloria al Padre…

              V.-Glorifiquemos a nuestro Salvador, Dios y hombre. (5 veces)

              R.-Glorifiquemos a nuestra Reina Virgen y Madre.

              V.-Espíritu Santo, fuente de luz.

             R.-Enardece nuestros corazones para glorificar a Jesús.

Tercer misterio.

               Padre nuestro…

               Dios te salve María, Esposa de Dios  Espíritu Santo, llena eres de gracia…

               Gloria al Padre…

              V.-Glorifiquemos a nuestro Salvador, Dios y hombre. (5 veces)

              R.-Glorifiquemos a nuestra Reina Virgen y Madre.

             V.-Espíritu Santo, fuente de luz.

            R.-Enardece nuestros corazones para glorificar a Jesús.

 

Ofrecimiento.

A Vos, oh María Inmaculada, Esposa dignísima del Espíritu Santo, a quien se reveló primero que a nadie, el nombre del Espíritu Santo, os ofrezco este pequeño rosario para que con vuestras purísimas manos los presentéis al Espíritu Santo, dador de todos los dones, suplicándole me colme de todos ellos y de todas las obras buenas que me ha inspirado, a fin de que den la mayor gloria posible a Dios, y el mayor fruto en las almas, como humildemente os lo suplica la más pobrecita de vuestras hijas que clama sin cesar a las puertas de la Divina clemencia.

Ven, Padre de los pobres; ven, Dador de los dones; ven, Lumbre de los corazones, abrásalos en tu amor y se renovará la faz de la tierra. Amén.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Total Page Visits: 602 - Today Page Visits: 4