Sin categoría

Soliloquio


VJE

SOLILOQUIO EN HONOR A LA VENERABLE MADRE MARÍA DEL REFUGIO, NUESTRA AMADA FUNDADORA

 

Tu historia ya es conocida… en los libros se encuentran los datos, las anécdotas, los acontecimientos… pero hoy, hacemos contigo una reflexión…

Tu familia: sanmiguelense, acaudalada, grande y cristiana… los Aguilar y Torres, quienes engendraron 8 vástagos… tú, la primogénita, seguiría el ejemplo…serías fecunda en amor y en la familia…

Fuiste una niña que se llenó de Dios, de su amor y de la Eucaristía… aprendiste a compartir con el pobre, a enseñar a tus hermanos, a visitar al Gran Amigo… Como pequeña adoradora de Jesús eucaristía nos enseñas con tu ejemplo a caminar…


NIÑA MUJER Y MADRE (canto)

Niña, mujer y madre toda tu vida llena de Dios. Niña, mujer y madre, tú me enseñaste a caminar.

Desde pequeña lo amaste con inocente ternura y en la eucaristía siendo niña te entregaste.

Joven con muchos valores hija obediente y alegre con gozos y sinsabores una familia formaste.

por los designios divinos viuda muy joven quedaste y en celibato fecundo tu vida y amor transformaste.

Mirada penetrante de ternura y amor, mirada que vive y que siente la eternidad de Dios.

Madre que muere a sí misma para que Jesús reinara recibe hermoso carisma y nueva familia fundara.

Bendita seas mujer, ejemplo de grandeza, corazón que se entrega, alma de amor y nobleza.

Hoy me siento orgulloso siendo eucarístico

de corazón mercedario gracias a la niña, mujer y madre:  María del Refugio.


 

Y tu historia se entretejió finamente, aunque tal vez no como quisieras… aprendiste a obedecer con amor…

  • Obedeciste a tu padre y contrajiste matrimonio…
  • Obedeciste al esposo y lo seguiste a Toluca…
  • Obedeciste los designios de Dios y entregaste a tu esposo, a tu hijo y a tus padres en un corto tiempo…
  • Obedeciste al Padre José Sánchez Primo como Terciaria, como Ministra…
  • Obedeciste a tu hija quien te hizo desistir de ingresar al Carmelo…
  • Obedeciste a Dios al fundar esta Obra eucarística mercedaria…

Tu vida fue una obediencia constante… obedeciste como María la Virgen Fiel, quien con gran amor supo permanecer obediente en Nazareth, en Belén, en Egipto y el Calvario…

Madre María del Refugio tú nos dejas como herencia un profundo amor mariano que se traduce en un continuo FIAT, un HÁGASE… Este fiat no es por fuerza, sino por la profunda convicción del amor. Cantemos:

 

TODO POR AMOR

CORO:

Todo por amor, nada a la fuerza, sino por la fuerza del amor. (2)

María del Refugio, nuestro modelo a seguir, mujer Fuerte y valiente, no le importó sufrir, entregándose cada día, a Jesús Eucaristía.

 

Consolaste al enfermo, y al que estaba en prisión, los llevaste hacia Cristo, para su redención; de la mano de María, mi Virgen de la Merced.

¡Gracias María del Refugio! Por haber fundado esta Congregación…con amor.

Todo por amor, todo por amor, nada a la fuerza (2).

Sino por la fuerza…del amor.


 

Sí Madre, tu historia se formó como esposa, luego asumiste de manera consciente y amorosa el celibato, finalmente respondiste al llamado divino a la vida consagrada… dijiste SI…

  • Sí a ser fundadora de una nueva familia
  • Sí a la educación cristiana de la niñez y juventud…
  • Si a la formación de la mujer
  • Sí a la profunda vida eucarística y Mercedaria

Dijiste SÍ, un SÍ continuado, firme, audaz y valiente, dijiste SÍ…

  • Al dejar tus seguridades en la casa paterna…
  • En medio de la decena trágica…
  • En la persecución religiosa
  • Entre sótanos oscuros e insalubres
  • Entre alegrías y tristezas
  • Entre cosas ordinarias y milagros
  • Entre zozobras y esperanzas…

Después de algunos años, de tantos acontecimientos el tiempo en este mundo se acababa… tu vida llegaba a su fin… el entramado del tejido, tenía forma, belleza y color.

Fueron días difíciles para la comunidad, para tu hija y para todos los que te amaban…

Se escuchaban sollozos, oraciones, se percibía dolor… tu hija se separó de tu lado para dejarte ir… el Padre Zaragoza tomó tu mano y pidió que bendijeras a tus hijas, a quienes tuvieron la dicha de estar ahí y de quienes hemos engrosado las filas eucarísticas mercedarias a lo largo de 111 años. Tus últimas palabras: ¡Arriba, arriba! Sí Madre, ese es el lugar, ahí, algún día nos encontraremos felices y satisfechas de haber contribuido en la extensión de Jesús Eucarístico, evangelizando con María a la luz de la Eucaristía. Intercede por nosotras, para que vivamos con la convicción que quien lleva a Jesús en el corazón lleva un paraíso en la tierra.


TU INTERCESORA QUIERE SER

Arriba, arriba fueron tus palabras, arriba, arriba nos hemos de encontrar, si somos fieles a la adoración, nuestra intercesora quiere ser.

 

Tu vida en este mundo se acabó,

tu hija a tu lado se encontró

El Padre Zaragoza tu mano tomó:

Madre, bendice a tu familia.

 

Una vida plena tu viviste:

célibe, esposa y consagrada,

en la Eucaristía encontraste tu misión:

ser en el mundo comunión

 

Ejemplo de amor tú nos legaste,

fiel, alegre, agradecida

Viviste la humildad como María

para ser merced compadecida

 

El descubrimiento de Jesús

Que vino al mundo a salvarnos

A darnos vida en la eucaristía

Ese es el centro del carisma

 

Madre hoy agradecemos

Tu generosa intercesión

Vela siempre por estas tus hijas,

que alegres cumplen su misión

 

Arriba, arriba fueron tus palabras, arriba, arriba nos hemos de encontrar, si somos fieles a la adoración, nuestra intercesora quiere ser.

Arriba, arriba fueron tus palabras, arriba, arriba nos hemos de encontrar, si eres fiel a la adoración tu intercesora quiero ser.


24 abril 2021

 

Evangelizar con María a la luz de la Eucaristía

Total Page Visits: 37 - Today Page Visits: 2