Your address will show here +12 34 56 78
Familia Mercedaria

El espíritu de la Merced está formado por un conjunto de Institutos religiosos y asociaciones de laicos que han ido surgiendo a través de los tiempos. Apelan al mismo fundador originario, san Pedro Nolasco, se sienten unidos por un mismo amor a la Virgen María, en su advocación de la Merced, cultivan un mismo espíritu y forman la Familia Mercedaria (COM, 12).

El primer grupo está formado por la Orden de la Merced, es decir, por los religiosos que «fieles a los propósitos del Fundador, mediante adecuadas obras de misericordia, se dedican a visitar y redimir a los cristianos cautivos en poder de los enemigos de Cristo»; las Mercedarias son el correlativo femenino de los mercedarios, que con una variada evolución histórica han quedado como sigue:

«Las monjas mercedarias, herencia preciosa de aquel grupo de mujeres que, con santa María de Cervellón, colaboraron desde el principio en la obra redentora de san Pedro Nolasco»; se establecieron el 25 de mayo de 1265.

  • Text Hover
  • Text Hover
Orden de la Merced

La advocación de María de la Merced está ligada a la labor carismática de la orden religiosa mercedaria, nacida en Barcelona el 10 de agosto de 1218 con san Pedro Nolasco, su fundador, mercader original, naturalizado ciudadano barcelonés. Aún siendo muy joven supo descubrir el sufrimiento de los cristianos cautivos en poder de musulmanes, y se empeñó, con un grupo de compañeros, primero usando su personal patrimonio, y luego recolectando limosnas, en ejercer el ministerio de la caridad eximia: ayudar, visitar y redimir cautivos. Cuando faltaba dinero para comprar su libertad, rescatándolos de las mazmorras africanas, se obligaban todos a quedar en rehenes, esperando que llegasen sus compañeros con el dinero previsto. Si esto no sucedía a su debido tiempo, estaban dispuestos a entregar su propia vida.

Esta caridad suprema fue una gran novedad y una gran merced, un gesto de misericordia. A partir de esta experiencia, se llega al acto fundacional en la catedral de Barcelona -con la presencia de Nolasco y los suyos, el joven Rey Jaime I y el obispo Palou- el 10 de agosto de 1218. La Iglesia dará su confirmación pontificia con la bula Devotionis vestrae, expedida por el papa Gregorio LX, estando en Perusa, el 17 de enero de 1235. Así, la Orden de la Merced es reconocida como nueva orden de redención -acababa de nacer la orden de la Trinidad, en París- con la diferencia de que los mercedarios eran laicos, y Nolasco se comprometió a entregar todos los bienes a la labor redentora, guardando únicamente lo indispensable para vivir. Aceptan la regla de san Agustín, visten el blanco hábito de Santa María, y en su escapulario portan el escudo con la cruz blanca de la catedral de Barcelona, con fondo rojo, sobre los cuatro palos rojos, en fondo dorado, del escudo del Reino de Aragón, donado por el rey Jaime I. Era, por lo demás, como una especie de «salvoconducto» ante los jefes mahometanos. Siempre estará presente en los religiosos mercedarios la vivencia maternal de María. Su respuesta se traduce en los precisos gestos de amor liberador en favor de los cautivos
Así, poco a poco, se va identificando la obra de merced con la advocación a María, hasta unificarse en la expresión originaria de María de la Merced. La vinculación de la advocación al surgimiento de la obra liberadora -como hemos señalado-, realizada por los religiosos de la Merced, y por los fieles, es una realidad constatable en los casi ocho siglos de historia. Es, ciertamente, un admirable testimonio de difusión y extensión de su culto, asociado, indisolublemente, a la obra de liberación redentora ejercida en su nombre. Los primeros religiosos dedican, muy pronto, las iglesias a María. Cuando Jaime I, en 1237, hace donación de una parcela en El Puig (Valencia), donde hallan un relieve de Santa María, edifican una iglesia en su nombre: Santa María de El Puig. Y cuando se construye la primera iglesia en los terrenos de Barcelona, junto al mar, donados por Plegamans, se consagró a María de la Merced. Andando el tiempo se elevó a categoría de basílica. Y sigue el mismo proceso, a lo largo de los siglos, cada vez que los mercedarios y mercedarias abren un templo o capilla allí donde se establecen para ejercer su carisma propio.

(Consultado en: http://www.basilicadelamerce.es/es/La-Orden-de-la-Merced.html)

  • Text Hover
Monjas de la Orden de la Merced

Es una Federación de monasterios que optan por una vida apostólica y mantienen la clausura. Es la unión de cinco monasterios y su gobierno está en Málaga, España. El proceso de optar por una vida monástica o apostólica como una Federación de Monasterios o por una vida activa dando origen al Instituto de Religiosas de la Orden se ha gestado en los años 1979 a 1983. 

Monjas de la Orden de la Merced

Se trata de un monasterio que optó por continuar la vida estrictamente contemplativa en la Orden de la Merced. Se distingue claramente respecto a la Federación al no optar por un apostolado. Está situado el monasterio en Bilbao, España. El nuevo Instituto tiene su sede central en el monasterio de don Juan de Alarcón, Madrid, España. 

  • Text Hover
  • Text Hover
Familia Mercedaria Descalza

MERCEDARIOS DESCALZOS
Los Mercedarios descalzos, fruto de la reforma tridentina, fundados en 1606 por el padre Juan Bautista del Santísimo Sacramento: dan relieve especial a la oración, retiro y austeridad de vida, dentro de la vocación redentora.

MERCEDARIAS DESCALZAS

Las Monjas mercedarias descalzas, cuyo primer monasterio en Sevilla data de 1617: viven una estrictísima clausura y se dedican exclusivamente a la contemplación. Las Religiosas de nuestra Señora de la Merced, resultado de la transformación de algunos monasterios en 1980: encarnan como mujeres la misma vocación de los mercedarios.

Segundo grupo

  • Religiosas Mercedarias Misioneras, fundadas en Barcelona en 1869 por el P. Pedro Nolasco Tenas, mercedario y por Sor Lutgarda Mas y Mateu: su carisma es el anuncio del reino y la redención del prójimo a través de la educación, las misiones y obras sociales.)

 

  • Religiosas Mercedarias de la Caridad, fueron fundadas en Málaga en 1878 por el canónigo Juan Nepomuceno Zegrí: su finalidad es la práctica de la caridad mediante el ejercicio de las obras de misericordia”.

 

  • Religiosas de Nuestra Señora de la Merced que se dedican a la asistencia a los enfermos y ancianos y a la educación de la juventud con caridad misericordiosa; fueron fundadas en Francia por Teresa de Jesús Bacq en 1865.)

 

  • Hermanas Mercedarias del Niño Jesús, nacidas en Córdoba -Argentina- en 1887 para «hacer presente a Cristo Redentor, hermano y amigo, entre los cristianos oprimidos a causa de culturas antievangélicas». Su fundador el S. de Dios P. José León Torres

 

  • Text Hover
  • Text Hover
Segundo grupo

  • Hermanas Mercedarias del Santísimo Sacramento, cuya fundación se realizó en México en 1910 por la S. de Dios María del Refugio Aguilar: su apostolado principal es la educación «para extender el reinado de Jesús Eucaristía y el amor filial a nuestra Madre Santísima de la Merced».

 

  • Mercedarias Misioneras de Bérriz, instituto misionero fruto de la transformación de un antiguo monasterio de monjas mercedarias en 1930, por iniciativa de la madre Margarita López de Maturana. Estas religiosas continúan emitiendo el cuarto voto de redención reformulado: «permanecer en la misión, si lo exige el bien de los hermanos, cuando hubiere peligro de perder la vida»; está extendido principalmente en el oriente.

 

  • Para «ser una presencia liberadora, contemplativa y misericordiosa, sobre todo entre los pobres, marginados y oprimidos» nacieron las Mercedarias Misioneras del Brasil en 1910.

 

  • Hermanas Expiadoras del Santísimo Sacramento. Fundadas en 1910 por Mons. José Ma. Caro y Sor Inmaculada de Jesús Hostia. Se dedican a la adoración al Santísimo Sacramento y la educación de la juventud.

Segundo grupo

  • Esclavas Mercedarias del Santísimo Sacramento. Fundadas por el P Emilio Ferrero, mercedario descalzo y sor Carmen Ternero el 12 de mayo de 1940 en Marchena. Comparten el culto eucarístico con la enseñanza. Actualmente se fusionaron con las Hermanas Mercedarias del Santísimo Sacramento.

 

  • Hermanas Chilenas de la Virgen de la Merced. Fundadas el 20 de abril de 1867 por el P Benjamín Rencoret. Religiosas de clausura

 

Junto a estos Institutos que oficial y jurídicamente han sido agregados a la Orden de la Merced, hay otros que -sin estarlo- se inspiran en el carisma mercedario y profesan una especial devoción a la Virgen de la Merced.

 

  • Hijas de la Caridad de NS Madre de la Merced. Fundadas en Holanda en 1832.

 

  • Sisters of Charity of our Lady of Mercy fundadas en Charleston USA en 1828

 

  • Text Hover
  • Text Hover
Segundo grupo

    • Hijas de nuestra Señora de la Merced fundadas por Santa María José Rosello en Savona Italia en 1837.

     

    • Las Sisters of Mercy o Hermanas de la Merced, nacidas en Dublin (Irlanda) en 1827: practican las obras de caridad en todas sus manifestaciones, cultivan una especial devoción a la Virgen de la Merced y a san Pedro Nolasco y usan el escudo de la Orden; se han desarrollado mucho en las regiones de habla inglesa de los cinco continentes. Su fundadora es la S de Dios M. Catalina Mc Auley.

     

    • Hermanas Mercedarias del Divino Maestro, Fundadas por un Padre mercedario Antonio Rasore y otras religiosas el 1 de agosto de 1889 en Buenos Aires Argentina, para ofrecer educación cristiana a las niñas y ejercer las obras de misericordia.

     

Tercer grupo

El tercer grupo está constituido por los laicos o seglares mercedarios. Desde el primer momento, al lado de los frailes y de las hermanas figuran los cuestores, síndicos o nuncios, delegados para la recolección de las limosnas, al mismo tiempo que nacen las Cofradías o Hermandades, formadas por damas y varones piadosos que, movidos por el espíritu de caridad, colaboraban en la obra redentora, atendiendo a los cautivos, enfermos y peregrinos en los hospitales de la Orden.

 

Luego al lado de los conventos se formaron grupos de fieles que trataban de imitar la misma vida de los religiosos y participar en las obras de caridad. Así nacieron las Cofradías, de nueva modalidad, y la Orden Tercera de la Merced, a cuyos asociados y cofrades los Sumos Pontífices, deseosos de fomentar la piedad de los laicos y ayudar a la Orden en la obra de redimir cautivos, bendecían y alentaban con singulares gracias. Con carácter piadoso y redentor surgió también la Esclavitud Mariana Mercedaria que en el siglo XVII alcanzó un florecimiento singular.

 

Hoy a todas estas asociaciones se les llama Fraternidades Mercedarias, tienen sus Estatutos renovados, continúan en la búsqueda de la propia santificación y colaboran en la misión redentora de la Orden. El papa San Juan Pablo II, en un discurso a los mercedarios en mayo de 1986, en estos términos se refería a la Familia Mercedaria:

«La fecundidad de la inspiración de vuestro Fundador se ha manifestado a través de los siglos, entre otras cosas, por su capacidad de encarnarse no sólo bajo la forma de vida religiosa masculina –sacerdotal o laical-, sino también en la vida religiosa femenina –activa y contemplativa- además del estilo de vida propio del seglar…

  • Text Hover

Total Page Visits: 702 - Today Page Visits: 1
Total Page Visits: 191 - Today Page Visits: 0