Your address will show here +12 34 56 78
Movimientos laicales

En el apostolado de las Hermanas Mercedarias del Santísimo Sacramento y como un medio de proyectar el carisma del Instituto, se cuenta con dos Movimientos Laicales: El Movimiento Juventud Eucarística Mercedaria: para niños, adolescentes y jóvenes y el Movimiento LEM: Laicos eucarísticos Mercedarios para adultos.

Orígenes de los Movimientos laicales

Las asociaciones piadosas en los Colegios Eucarísticos tuvieron sus orígenes en la fundación misma de nuestra Congregación y que entre los medios señalados en el proyecto de fundación para infundir el amor a Jesús Sacramentado en los niños y la juventud, aparecen, después de la enseñanza, las Congregaciones Eucarísticas: para ejercitar en los educandos la práctica de la mayor santidad posible, la comunión diaria, bien preparada y enfervorizada y seguida de la práctica de las sólidas virtudes; la Santa Misa diaria y meditada y las visitas a Jesús Sacramentado.

Ya el Consejo General en septiembre de 1915 había acordado formar pequeñas asociaciones para estimular a las niñas, lo que no se llevó a cabo, porque en octubre fue instituida una asociación para señoritas, en la capilla semipública del Colegio, optando por promoverla entre las alumnas en el curso siguiente por estar finalizando el año escolar.

El 27 de mayo de 1918, Nuestra Madre Fundadora y las Madres Consejeras aprobaron una Asociación de desagravio al Santísimo Sacramento, por medio de la cual fomentarían el buen comportamiento de las niñas. Tres meses después establecieron el Rebañito del Niño Jesús que con el tiempo cambiara de nombre por el de “Benjaminas del Niño Jesús y del Ángel de la Guarda” para las niñas y “Pajes del Santísimo Sacramento” para los niños, con el fin de encaminar a los párvulos a la vida de piedad. Más tarde estas asociaciones se extendieron para niños y niñas hasta los 12 o 13 años.

Algunos años después, con el aumento de alumnas en los grados superiores, se vio la conveniencia de una nueva asociación que reuniera a las jóvenes inclinadas a la vida religiosa, a través de la cual estudiarían sus gustos y aspiraciones y fortalecerían el deseo de ser únicamente de Dios. Con esta idea en la mente, nuestra Madre María Teresa Cancino organizó la “Congregación de Santa María de Guadalupe” cuyos estatutos redactó el 22 de julio de 1921.

Las socias, al ser recibidas en la Congregación, aceptaban el compromiso de procurar la comunión cotidiana, hacer el Cuarto de Hora de oración, lectura espiritual y rezar el Rosario de Nuestra Señora.

Su misión dentro del Colegio consistía en acercarse a sus compañeras, con la mira de motivarlas a cumplir con la Ley de Dios, amarle con todas sus fuerzas y evitar se cometieran pecados dentro y fuera del Colegio.

Procurarían, además, que las colegialas desterraran modas y costumbres deshonestas o llamativas y fomentarían las lecturas que acercaran a la virtud.

Tenía sus retiros espirituales y se reunían dos jueves cada mes para escuchar alguna plática eucarística y religiosa; informar acerca de los trabajos apostólicos y animarse mutuamente.

Madre María Teresa, principalmente, promovió otras agrupaciones para atender nuevas necesidades que con el tiempo se fueron presentando: en 1925, la “Asociación de la Inmaculada” para las ex alumnas, con el fin de continuar la formación religiosa recibida en el Colegio, preservarlas del pecado, animarlas a practicar las virtudes y salvaguardar su inocencia, así como para unir esfuerzos en búsqueda del bien común.

En 1935, fundó el Movimiento “Corazones Rojos”, en desagravio y para contrarrestar los males ocasionados por las juventudes comunistas organizadas con el nombre de “Camisas Rojas”.

La primera asociación de carácter estrictamente Mercedario surgió, cuando el padre Luis Márquez Eyzaguirre estableció, en 1928, la “Corte de nuestra Señora de la Merced” entre las alumnas de los Colegios Eucarísticos de Placetas y la Habana Cuba, con el fin de fortalecer en ellas la devoción a la Redentora de Cautivos.

La Congregación ha sido, desde sus primeros años, promotora de las Cruzadas Eucarísticas, organizadas en algunos Colegios de varios países, con todas las características de Asociaciones Piadosas. Tal es el caso de algunas Cruzadas Eucarísticas establecidas en los colegios de Colombia.

  • Text Hover
  • Text Hover
Movimientos laicales

La “Cruzada Eucarística de san Francisco Javier y santa Teresa de Jesús” instituida en la Academia Moderna en 1942, para promover la Comunión semanal escribió y vivió:—los jueves— “en memoria de la Institución del Santísimo Sacramento y como un desagravio a los ultrajes que el Corazón Eucarístico de Jesús recibe en el Sacramento de su amor, para pedir por el buen éxito de las Misiones en todo el mundo y para alcanzar por mediación de Santa Teresa de Jesús, la preservación de la juventud en general y de manera especial de la que se acoge a nuestros colegios”.

Pero por desgracia la poca comunicación que prevaleció entre el Gobierno General y las Comunidades en el extranjero, a raíz de la persecución religiosa en México, la salud cada vez más delicada de nuestra venerable Madre Fundadora y posteriormente acontecimientos como la Guerra Civil en España y la Segunda Guerra Mundial, se propició que en cada Colegio se desarrollaran diferentes agrupaciones, ajenas en parte a nuestra espiritualidad propia, para infundir en sus alumnos una sincera y sólida piedad, tales como Las Hijas de María, Asociación de la Santa Infancia, Acción Católica, Cruzada de Santa María Goretti, Legión de María, Archicofradía del Niño Jesús de Praga, etc., así como el que en varios de los Establecimientos, las asociaciones y los grupos juveniles estuvieran completamente descuidados.

El Concilio Vaticano II promovió la renovación adecuada de la vida religiosa: por una parte, quería que se volviera a la primitiva inspiración de los institutos Religiosos y por otra, una adaptación de los mismos, a las diversas condiciones de los tiempos. Por lo que todas las Congregaciones nos dimos a la tarea de conocer y profundizar en el espíritu de nuestros fundadores y los fines propios del Instituto.

Movimientos laicales

La reflexión y profundización del carisma institucional Eucarístico Mercedario, suscito la necesidad de concretizar respuestas. Simultáneamente en Chile y en México surgieron apostolados muy similares en su objetivo, que congregaron a jóvenes alumnos de los propios colegios; ambos movimientos nacieron independientemente uno del otro, en el año 1975.

El Padre Carlos Anselmo Espinoza O. de M. y Madre Marcelina Gamboa HMSS, en el Colegio “María Teresa Cancino” de la Provincia chilena de “Cristo Redentor” y la Madre Elena Enríquez Loza HMSS en la “Academia moderna” en México, fueron las sedes en donde se inició, modestamente, el Movimiento JEM.

El 21 de mayo de 1975, en Santiago de Chile, con el anhelo de organizar la Pastoral Juvenil en el Colegio, se formó una comunidad cristiana de jóvenes con sello mercedario eucarístico que llevó el nombre de “Juventud Estudiantil Mercedaria”, rápidamente se vio incrementada y hacia el año 1978, se fue haciendo normal hablar de JEM como Juventud Eucarística Mercedaria” hasta que en 1980 se oficializó con ese nombre para todos los colegios de la Provincia.

Simultáneamente en México, D. F. en 1975, se organizó con las alumnas de Secundaria y Normal el grupo JEM “Juventud Eucarística Mercedaria”, con el fin de desagraviar a Jesús Eucaristía. Como compromiso tenían la visita frecuente al Santísimo Sacramento y la asistencia los jueves a una Hora Santa. El R.P. Doménico Acquaro, entonces Maestro General de la Orden Mercedaria, estando de visita en México, presidió la ceremonia de iniciación. El pequeño grupo perseveró por algún tiempo. El aumento de alumnado de la Normal Vespertina, requirió la inversión de más tiempo y el naciente grupo no tuvo continuidad.

Poco después, la M. Syria Gómez HMSS, como representante del Organismo Central de Educación, O.C.E., promovió en la Congregación el Movimiento JEM “Juventud Eucarística Mercedaria” con el objetivo de hacer una especial proyección de nuestra Espiritualidad en los jóvenes, dando bases sólidas en su formación con una perspectiva a la “vida cristiana comprometida”. Podían pertenecer alumnos mayores de 13 años y también ex alumnos.

En 1978, la M. María de las Nieves Fernández HMSS, siendo Coordinadora General de Pastoral Vocacional, empezó a trabajar con grupos de NEM “NIÑEZ EUCARISTICA MERCEDARIA” con el mismo objetivo de JEM, para niños y niñas que desearan pertenecer a él. No mayores de 12 años ni menores de 6. Lo llevó a cabo en el “Colegio Tepeyac”, Lago de Guadalupe, México, porque allí prestaba sus servicios junto con otras Hermanas, como maestras. Lo siguió promoviendo en el nivel nacional con las Promotoras Vocacionales Locales de México.

Al extenderse congregacionalmente, se vio la necesidad de unificar ambos Movimientos, estructurar programas que abarcaran desde los cinco a los dieciocho años con carácter oficial y ponerlos al servicio de parroquias, centros educativos y de todo organismo que trabaje con la niñez y juventud.

  • Text Hover
  • Text Hover
  • Text Hover
  • Text Hover
Movimientos laicales

Al extenderse congregacionalmente, se vio la necesidad de unificar ambos Movimientos, estructurar programas que abarcaran desde los cinco a los dieciocho años con carácter oficial y ponerlos al servicio de parroquias, centros educativos y de todo organismo que trabaje con la niñez y juventud.

En mayo de 1990, al celebrarse el Primer Encuentro Congregacional de Coordinadoras de Apostolado, en la Casa General, se solicitó a todas las Provincias y Regiones del Instituto sus Programas sobre “NEM y JEM”. La celebración del II Encuentro, en enero de 1992, en Santiago de Chile, permitió compartir experiencias y aceptar como documento base el Plan preparado por la Provincia chilena de “Cristo Redentor” al conocer, no sólo teóricamente sino en forma práctica la funcionalidad y el alcance espiritual de su Programa.

En las últimas décadas se han propiciado oportunidades para reflexionar juntas sobre el Movimiento y se ha elaborado material de apoyo en cada Provincia y Región. Hemos tenido a la fecha cuatro Cenáculos Internacionales: Chile 1997, México 1999, México 2003 y Chile 2009; y cuatro Cenáculos de capacitación de líderes (CECAL) para Hermanas: Colombia 2001, México 2005, El Salvador 2008 y México 2011. Han sido momentos de crecimiento, fortalecimiento y medios para amar más a nuestro Instituto.

Total Page Visits: 248 - Today Page Visits: 1
Total Page Visits: 191 - Today Page Visits: 0