Your address will show here +12 34 56 78
  • Text Hover
  • Text Hover
  • Text Hover
Modelo educativo

   A partir de 1910, toda su vida giró en torno al colegio y la comunidad, por lo que su opción por los pobres la expresó a través de los mismos (consolando a las familias que sufren, dando albergue a los perseguidos, alimentando y vistiendo a los necesitados…). Su apostolado característico, sin embargo, tiene que ver con la formación e instrucción de la niñez y juventud y en ese campo desbordó sus demostraciones de caridad, sobre todo interesándose por el bienestar espiritual y moral de los educandos y sus familias concediendo educación gratuita a los que no la podían pagar y dando a quienes no la tenían.

 

     Si consideramos que los documentos que comenzaron a normar la vida de la comunidad, como los primeros prospectos y discursos escolares, fueron, si no todos redactados por María del Refugio, sí admitidos como ideario de sus obras, podemos decir que al menos existe una noción clara y definida de su pensamiento educativo. La reflexión que sirve de punto de partida es anterior a la fundación del Instituto de religiosas educadoras:

 

      La salvación de los niños es uno de los intereses del Corazón de Jesús. Está confiado á nosotros. Debemos trabajar por la salvación de los niños:

Con el buen ejemplo.

Con la palabra.

Con la oración

     Este pensamiento es la síntesis de su quehacer educativo como madre y como educadora. Es deber de todos cooperar al bien común, pero reconoce que son las madres de familia y los educadores, quienes deben encaminar a los niños a Dios, dándoles buen ejemplo, instruyéndolos y orando por y con ellos.

 

     En el trato con intelectuales liberales y racionalistas, descubrió la soberbia de la ciencia sin Dios, que no llega jamás a perfeccionar el entendimiento humano, porque le falta la razón única de todas las cosas: Dios. En su experiencia de vida conoció los efectos nocivos que provocan en la Religión la corrupción de costumbres y la superficialidad de la cultura moderna. Conoció la necesidad de individuos marginados por la ignorancia, pobreza, hambre, persecuciones, debilidad de carácter; de familias desposeídas y de madres e hijos abandonados. Sus años de viudez la hicieron valorar también, la adquisición de conocimientos como medio para asegurar el sustento, desarrollar el intelecto, afrontar las dificultades y peligros de la vida, siendo así un miembro más útil para la Iglesia y la sociedad.

 

     Para María del Refugio la solución a la problemática del mundo en que vivimos, está en formar almas eucarísticas, en recordar y vivificar en los individuos su condición de cristianos, para perfeccionar y consumar la configuración en Cristo y en su Cuerpo Místico. Su proyecto educativo está orientado a enseñar que en el centro de todas las ciencias radica Dios y que no hay auténtica vida cristiana sin la participación eucarística y la protección de María. Es el fin del Instituto: valerse de la escuela para formar almas eucarístico-marianas y salvarlas, por eso “insistía en que se preparasen bien las niñas para la primera comunión y fuesen instruidas para la comunión frecuente, la S. Misa, el Santo Evangelio, la Pasión del Señor meditada en la misa, los cantos sagrados para entusiasmar y enfervorizar al santo amor de Dios.

 

     Sin vida interior, fervorosa e intensa, las actividades externas resultan estériles, pesadas y fastidiosas.

 

           ¡Oh!, todos los corazones de las hermanas han de estar inflamados del amor que arde en el Corazón Eucarístico de Jesús, para comunicarlo a los niños y atraerlos a Jesús. Esto era el anhelo, el afán de la M. Fundadora en las largas horas que pasaba, con el rosario en la mano, delante de Jesús Sacramentado en la capilla de la Av. Chapultepec.

Total Page Visits: 251 - Today Page Visits: 1
Total Page Visits: 191 - Today Page Visits: 0